Solidarios desde casa - ITYC
Instituto Técnico y Cultural

55 5543 1424

ITYC

Solidarios desde casa

  • La familia es el primer núcleo en donde se desarrolla una persona. Por eso, todo lo que se enseña en ella es fundamental para el desarrollo futuro. Los valores, los buenos sentimientos, la autoestima, etcétera, todo aquello que sirva de cimiento, ya que el sentimiento de solidaridad surge espontáneamente desde la infancia.

Es muy común si se tiene oportunidad de observar a los niños cuándo están juntos, apreciar acciones solidarias entre ellos: no faltará el niño más grande que no dudará en ayudar a otro si se da cuenta que otro más pequeño necesita ayuda. Es entonces cuando se debe fomentar y motivar a los pequeños a entender este concepto.

Se podría pensar que es algo que se hace al exterior de la familia, pero cuando se observa con detenimiento cómo está conformada la familia, se aprecia que igualmente es una pequeña realidad del mundo que nos rodea. Por lo regular son los sectores más vulnerables de la familia los que necesitan en mayor medida la protección y la solidaridad.

Los pequeños, las mujeres, los adultos mayores y el personal de servicio han sido víctimas de la desigualdad social, ya que por cultura se ha enseñado que, dentro de la familia, las necesidades masculinas son las prioritarias; se ha enseñado que la mujer es la que sirve y que esté en apoyo total de todos los integrantes.

Actualmente se ha trabajo mucho para establecer igualdad de derechos, oportunidades y trabajos entre los miembros de la familia.

Por eso, la primera y más determinante acción solidaria debe ser la enfocada en la familia y que de ahí se derive a la sociedad. Un buen comienzo será, entonces, preguntarse quién dentro de la familia necesita solidaridad. Cómo adultos será deber de los padres partir de esta cuestión, recordando que ellos son el ejemplo de lo que sus hijos harán.

ACTIVIDADES PARA FOMENTAR LA SOLIDARIDAD

• Lo primero y más importante es ser ejemplo para los demás. Es más fácil enseñar algo en lo que en verdad creemos y realizamos. En el caso de los más pequeños, se puede recurrir a películas, juegos, libros, que tratan este tema y en esta edad es más fácil que lo entiendan.

• Inculcar a los pequeños los valores y a socializar es muy importante, es muy benéfico para ellos aprender las normas de socialización, saludo, despedida, amabilidad, etcétera: son buenos actos y principios que muestran que se piensa en el otro.

• Hay que fomentar el trabajo en equipo en la familia, evitar el individualismo, el egoísmo y la competitividad tóxica; hay que establecer una meta familiar y todos deben aportar su esfuerzo para lograrla y es igualmente importante y valioso cooperar.

• Acercar a los pequeños y jóvenes a situaciones y realidades que tal vez no sean las suyas, pero que solicitan su ayuda.

• En el transporte o espacios públicos, debemos ser solidarios al ceder los asientos a personas que lo necesiten, como son los adultos mayores, discapacitados, embarazadas, etcétera. Parece que todo esto es algo que ya se sabe, pero en la práctica ya no se hace.

• Se pueden formular metas solidarias familiares, por ejemplo, que los hermanos mayores ayuden a los más pequeños a vestirse, que colaboren con las labores de la casa, etcétera.

• Hacer limpieza general en familia y las cosas que ya no se utilizan si están en buenas condiciones, se pueden donar.

• Es fundamental enseñar a los pequeños a desapegarse de sus juguetes y conforme ya no lo usen, organizar actividades donde ellos sean los que regalen a otros niños. Es una actividad en ocasiones muy difícil para los niños.

Para seguir leyendo más de este tema, pueden ingresar aquí

Artículos recientes