Círculos para la paz; un lugar para generar diálogos - ITYC - Blog
Instituto Técnico y Cultural

55 5543 1424

Círculos para la paz; un lugar para generar diálogos

El papel de las instituciones educativas de la CDMX y, en general, del mundo, es crucial en el desarrollo de habilidades académicas y sociales de los alumnos, en el segundo aspecto, es importante mencionar que el ITYC comenzó, hace un par de años, el camino hacia el cambio y la transformación con la implementación de los Círculos de la Paz en todos los departamentos, Jardín de Niños, Primaria, Secundaria y Preparatoria, incluso, el personal administrativo formó parte de los primeros grupos que recibieron capacitación.

Éstos son sitios seguros donde los participantes pueden externar sus emociones y sentirse protegidos, pues sus sentimientos estarán a salvo en este código de confidencialidad que se genera desde la primera sesión.

Sus orígenes son la pieza clave de esta actividad, pues de ahí nace su metodología que se remonta a las tradiciones de pueblos autóctonos.

El Círculo es un proceso de diálogo que trabaja intencionalmente en crear un espacio seguro en el cual se puedan discutir asuntos muy difíciles o dolorosos, con el fin de mejorar las relaciones y resolver diferencias, podemos asegurar que, al introducirlo como una actividad básica en las escuelas, es posible encontrar resoluciones que le sirvan a cada miembro del Círculo. Este proceso se debe basar en todo momento en igualdad, respeto y dignidad para todos los participantes.

Llevarlos a las instituciones educativas es saber que se siembra una semilla que germinará, se alimentará de valores y le ofrecerá a la sociedad adultos responsables.

Además:

  • En los Círculos se inculca el valor del respeto, la tolerancia y aceptación, estandartes de la educación en el ITYC.
  • Porque en los Círculos se inculca el valor de la solidaridad y la responsabilidad colectiva, ahí aprendemos que depende de todos el tipo de vida que queremos.
  • Promueven el sano crecimiento del estudiantado, a la vez que contribuyen a la construcción de una comunidad escolar sana.
  • Esto debe traer como consecuencia que, una vez que el alumno egresa como adulto, promoverá lo que aprendió, reproducirá lo que absorbió y asumirá la responsabilidad de hacer el bien y tejer de manera responsable y cuidadosa sus relaciones

Mientras más se practique el Círculo, más estudiantes y adultos en una escuela, podrán llevar esa filosofía en sus acciones, aun cuando no se encuentren en él. Con la práctica diaria se construyen relaciones y se solucionan problemas.

Artículos recientes