Cómo inculcar en los niños el hábito del ahorro - ITYC
Instituto Técnico y Cultural

55 5543 1424

Cómo inculcar en los niños el hábito del ahorro

Ahorrar es una cuestión de hábito y fomentarlo desde una edad temprana ayuda a los niños a generar una relación amigable con el dinero, lo que les servirá en un futuro, cuando se conviertan en población económicamente activa.

En el ITYC recomendamos a los papás comenzar a dar dinero a sus hijos desde tercero de Jardín de Niños, para que ellos puedan comprar alimentos en la cooperativa; esto se les permite hacer una vez por semana. Por supuesto, el monto es pequeño, entre diez y veinte pesos.

Para ellos tener efectivo produce una sensación de independencia, pero también de responsabilidad, pues deben cuidarlo, guardarlo y tomar la decisión de saber en qué gastarlo.

 Al respecto, los especialistas recomiendan enseñar a los niños el hábito del ahorro de una manera lúdica, que puede ser en la familia y en las instituciones educativas.

Se entiende que el dinero no proviene de los árboles que, en realidad, se obtiene a través del trabajo y del esfuerzo. El “domingo” o mesada puede tener otro significado cuando se les otorga a los hijos no como una obligación de los padres, sino como recompensa a ciertos objetivos muy sencillos que sean alcanzables de acuerdo a su edad.

Aquí dejamos algunas recomendaciones para facilitar el ahorro y crear un hábito:

  • Comprender qué es necesidad y deseo: explicar a los pequeños la diferencia entre ambos conceptos y no cumplir caprichos infantiles, solo para parecer un buen padre o madre. El secreto está en analizar las posibilidades económicas y con base en los ingresos, determinar si es posible la compra o no. Educar con el ejemplo ayuda mucho a que ellos puedan poner en perspectiva la importancia del dinero.
  • Evitar excesos: antes de acumular juguetes y regalos, es necesario hacerles ver cómo es que se obtiene el dinero que llega a casa y reflexionar con ellos la importancia del mismo.
  • Ahorrar trae recompensas: para obtener eso que desean (un juguete, dulce, chamarra, videojuego, etcétera) deben trabajar o hacer algún sacrificio para conseguirlo y guardar dinero es la mejor opción.
  • Fijarse metas cortas: al inicio, se recomienda dejar que el niño o la niña se fije un objetivo corto, reunir una cierta cantidad de dinero y cuando lo logre, aumentar esta cifra. Con esta acción, el pequeño se dará cuenta que obtendrá resultados si continua  ahorrando.
  • Los padres decidirán cómo obtener efectivo: los tutores determinarán la forma en que los niños obtengan capital. Haya o no asignación, lo importante es que los pequeños entren en contacto con el dinero y lo hagan físicamente. En caso de optar por la paga, siempre es mejor semanal que mensual.

Todas estas recomendaciones podrán sembrar en los infantes la semilla del ahorro y así podrán aplicarlo en la vida adulta.

Artículos recientes