Dormir mejor para aprender más - ITYC
Instituto Técnico y Cultural

55 5543 1424

Dormir mejor para aprender más

En estos días de confinamiento, hemos pasado por distintos procesos de adaptación y uno de ellos es la regulación del sueño. A algunos les cuesta más que a otros poder dormir, una vez que están en la cama.

Esta actividad, que parece muy sencilla, es realmente importante para el desarrollo de los niños, las niñas y los adolescentes. En los adultos, el impacto es diferente, pero igual de necesario.

Y justo la comunidad ITYC está conformada por estos sectores de la población, por esta razón, queremos ofrecerles algunas recomendaciones para mejorar su tiempo de descanso y, con esto, su rendimiento en clases o en el trabajo.

El sueño constituye una necesidad biológica provocada activamente por nuestro cerebro. Existen varias etapas, pero las más reconocidas son el sueño profundo y el ligero, pasando de uno a otro en un tiempo aleatorio.

Distintas investigaciones han demostrado que el sueño es importante para la consolidación de la memoria y la integración de contenidos novedosos en los ya conocidos. Incluso, promueve la creatividad y resolución de problemas con mayor facilidad.  

En tanto, la falta de sueño presenta consecuencias negativas, pues el rendimiento mental y físico se ve mermado.

Los adolescentes, son quienes, con frecuencia, muestran malos hábitos de sueño, pues algunos consumen su tiempo de descanso en el celular y las redes sociales. Ellos, deben dormir cerca de siete u ocho horas, pero no siempre lo consiguen. Y aunque parezca que no afecta su estado físico, es posible observar que disminuye su entusiasmo en la realización de sus actividades.

En tanto, para los niños de 3 a 5 años, se recomienda dormir entre 10 a 13 horas, incluyendo siestas. Mientras que aquellos que tienen entre 6 y 12 años, las horas promedio son de 9 a 12.

Es importante tomar en cuenta estas recomendaciones para mejorar la calidad de sueño ahora que todos nos quedamos en casa, así podrán obtener un mayor rendimiento intelectual y físico.

  1. Intentar mantener los horarios que tenías antes del confinamiento
  2. Acondiciona un ambiente agradable para dormir, que tu habitación tenga todo aquello que te cause confort: almohadas, cobijas, luz.
  3. Generar una rutina previa a dormir ayuda al cerebro a estimularlo y prepararlo para un buen descanso
  4. Procura siempre organizar tu tiempo para las tareas o pendientes habituales
  5. Practica alguna actividad física que permita a tu cuerpo gastar energía y eso le provoque cansancio, lo que se traduce en un sueño reparador

Artículos recientes