Educar en el feminismo - ITYC
Instituto Técnico y Cultural

55 5543 1424

Educar en el feminismo

¿Cómo formar personas libres, seguras de sí mismas y respetuosas sin importar su sexo? Es una pregunta que seguramente ya ha pasado por su mente, pero ¿cuál es la respuesta correcta? Vamos a investigar.

En el ITYC reconocemos la importancia de romper con los estereotipos de género, ya que son modelos de conducta e ideas preconcebidas que se construyen socialmente sobre el género femenino y el género masculino. Definir cómo tienen que sentirse, cómo tienen que pensar y como tienen que relacionarse los hombres y las mujeres.

De esta forma, el rol de la mujer es complaciente, sensible, emocional, dedicado a las tareas domesticas, al cuidado de las personas y a trabajaos históricamente femeninos relativos a los cuidados y la educación.

El rol del hombre es fuerte, sin exteriorizar las emociones, agresivo, dominante, responsable del dinero que entra al hogar y seguro de sí mismos.

Todos estos clichés nos perjudican a ambos sexos, pero los estereotipos asignados a las mujeres generan, además, importantes desigualdades sociales.

Entonces, ¿qué hacemos?

Lo principal es hablar de equidad entre las tareas que desempeñan los hombres y las mujeres. Los estereotipos deben romperse sobre qué sí puede hacer un hombre y qué si debe hacer una mujer.

Al respecto, se sugiere tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Educar en la diversidad: lo que hace veinte años era una excentricidad, hoy es algo habitual
  • Lo normal no existe: somos personas completamente distintas, lo que nos permite pensar y reaccionar de formas diversas; no insistamos en la normalidad
  • Respeto a la diferencia
  • Existen diferentes modelos de familia: alrededor del mundo y de la historia, podemos encontrarnos distintas tipologías de familias que tienen hábitos distintos
  • Aprender a no juzgar: aprender a no juzgar ni criticar a las personas. En su lugar, deben reconocer que diferentes cosas funcionan para diferentes personas; para esto es fundamental educar con el ejemplo
  • Trabajar las habilidades sociales, la inteligencia emocional y la empatía
  • Lenguaje inclusivo: lo que no se nombra no existe

Necesitamos niñas y niños con conciencia y compromiso, que no ignoren los comentarios machistas, que definan el público la igualdad. Que tengan capacidad de pensar más allá de lo convencional y que luchen por lo justo. Educar en el feminismo es posible, creemos un mundo distinto para hombres y mujeres.

Artículos recientes